Image Image Image Image Image

Hábitat disperso

21

jul

Crónica “Ruta de las Masadas – Nacimiento del Río Mijares”

  • Por David Cayuela

Esta mañana he disfrutado de una agradable mañana realizando una de nuestras rutas interpretativas en 4×4 por las Sierra de Gúdar y Javalambre. Vicente y Mª José, naturales de la localidad Valenciana de Quart de les Valls, se interesaron por una de nuestras rutas interpretativas para conocer el corazón de las Sierra de Gúdar y Javalambre, sus paisajes, sus masadas…y, como no, intentar ver a la reina de estas Sierras: la Cabra Montés. Aunque, finalmente, Vicente resultó ser también un gran aficionado a la observación de las aves, habiendo recorrido gran parte de la geografía española en busca de rapaces y grandes mamíferos como el Lince o el Oso.

Sierra de Gúdar

Panorámica Sierra de Gúdar

 

Como se intuía otro caluroso día, decidimos madrugar para aumentar las probabilidades de ver a la Cabra montés, que por estas fechas veraniegas cambia sus hábitos de actividad volviéndose, en muchas ocasiones, una especie casi nocturna. Como dice el refranero “A quien madruga….” y allí estaban 5 hembras y otros tantos chotos caminando en fila india por el margen de unos riscos. Más esquivas de lo normal pronto se ocultaron al cambiar de vertiente, pero no importó ya que poco después de renovar la marcha, antes de llegar a la localidad de Cabra de Mora y gracias a Vicente, pudimos ver un grupo de 3 jóvenes machos pastando en unos bancales.

Cabra-montés

Cabra montés

Tras parar en algunos de los puntos de mayor interés de esta ruta, como un antiguo molino, rodeado de un exuberante bosque de ribera, o el mirador desde donde contemplar los cañones del Río Alcalá, nos adentramos por una de las pistas que recorre el corazón más profundo de la Sierra de Gúdar. El silencio reinante, tan sólo quebrado por la estridente llamada de un Azor (Accipiter gentilis) que no quiso abandonar la espesura del bosque, fue una de las peculiaridades que más le llamó la atención  a MªJosé, junto a la ausencia de grandes infraestructuras que rompieran un paisaje de otros tiempos, donde masadas y ganado conviven en armonía con la naturaleza salvaje.

Sobre nuestras cabezas, buitres leonados (Gyps fulvus) y ratoneros (Buteo buteo), hasta llegar al nacimiento del Río Mijares que de seguro conoció tiempos mejores. Aunque la sequía de estos meses ha menguado su caudal, sigue siendo uno de los lugares más agradables para realizar una merecida parada a la sombra de los pinos, con los cantos del Trepador azul (Sitta europaea) y el Piquituerto (Loxia curvirostra) de fondo. Y en esta ocasión….en compañía también de unas sedientas vacas.

Hide bebedero

Piquituerto

Tras retomar la marcha, hemos podido disfrutar de la sorpresa del día: un precioso macho de Alcaudón dorsirrojo (Lanius collurio), cazando insectos al vuelo desde los alto de los espinos!! Tras anotarse Vicente y Mª José su “bimbo” personal, y a pesar de la calima reinante, pudimos ver también un Águila culebrera (Circaetus gallicus) en busca de serpientes pero también de los, cada vez más abundantes, Lagartos ocelados o “fardachos”.

"Peirón"

“Peirón”

Con el sol y la temperatura cada vez más altos, optamos por avanzar con el coche por los frescos Valles de Alcalá y Linares de Mora, para conocer algunas de las “Masadas” mejor conservadas y todavía habitadas de nuestra Comarca. Junto a ellas los emblemáticos “Peirones”: estructuras arquitectónicas exclusivas del Sistema Ibérico, de forma monolítica y, generalmente, con la imagen de un santo, que se sitúan en los márgenes de los caminos, a la entrada de los pueblos y masadas o de carácter simbólico para destacar la altura de un cerro o un monte, o un lugar donde se ha celebrado un acontecimiento histórico de significación.

En los valles, junto a los verdes pastos poblados por numerosas vacas, trigales granados listos para la cosecha en donde cantaba la esquiva codorniz (Coturnix coturnix). Nuestra ruta finalizó con una vista panorámica de las Tosquillas, con Mora de Rubielos al fondo y, por supuesto, las ganas de volver…pero eso sí cuando pase la dichosa ola de calor.


Especies observadas (Check list): Buitre leonado, Águila culebrera, Azor, Ratonero, Cernícalo vulgar, Escribano hortelano, Escribano montesino, Totovía, Colirrojo tizón, Abubilla, Verderón común, Piquituerto, Trepador azul, Pinzón vulgar, Herrerillo capuchino, Carbonero garrapinos, Alcaudón dorsirrojo, Pito real, Arrendajo, Corneja, Cuervo y Cabra montés.

Autor: David Cayuela (21/07/2016)

Guía ornitológico en Birdingteruel.